Con la tecnología de Blogger.

Parque nacional de Chitwan

30 may. 2012


Pronto, muy pronto, tomamos el autobús que nos lleva dirección al parque nacional de Chitwan, situado en la zona sur de Nepal, pero que antes nos dejara en un punto a orillas del río Trisuli.
Paramos aquí a realizar rafting. Fueron más de dos horas, río abajo, remando, pasando varios rápidos bastante movidos, y refrescandos (bueno, mas bien congelándonos) en sus aguas. Dejarte llevar por la corriente, una vez vuelves a sentirte el pulso tras el impacto inicial con el agua helada procedente del Himalaya, en un entorno como este, es inolvidable. Rodeados de montañas, con puentes de madera, teleféricos que se pierden en las alturas, niños bañándose, y casi en un completo silencio, únicamente interrumpido por los sonidos del agua, es algo que necesitaba.

Desde la carretera (río Trisula)
Terminado el rafting, y tras la comida, tomamos un bus local a Chitwan. Nos recogen en la estación de autobuses para llevarnos al resort, que se sitúa justo en la afueras del parque nacional.


Uno de los cocodrilos
Aquí, vamos a pasar dos noches realizando varias actividades. Al día siguiente, comenzamos a movernos muy temprano. Realizamos un paseo en canoa, muy baja, por el río que discurre en el parque nacional con la esperanza de ver cocodrilos, y los vemos! Tan solo tienen asomada un poco la cabeza, y algunos se ocultan a nuestro paso. Es muy relajante estar en completo silencio ( cuando los hindúes que van en nuestra canoa se callan un poco) escuchando tan sólo a los pájaros (hay mas de 500 especies en este parque), dejándote mecer por el balanceo de la canoa.

Dejado atrás el río, comenzamos una caminata a través de la selva de más de 1 hora. A lo largo de nuestro camino esperábamos ver algún que otro animal en estado salvaje, entre ellos, y con suerte, rinocerontes. Pero no la tenemos, vemos ciervos, jabalíes y algún pavo real. Cansados, muy sudados y con respiración costosa (hay muchísima humedad) llegamos al elephant breathing center, un centro en el que crían y reproducen elefantes para su conservación, ya que debido a la deforestación y a el aumento de la población, se ha visto muy reducido su numero en Nepal.
Ademas del trekking por la selva, realizamos un pequeño trekking, de algo más de hora y media a lomos de un elefante. Y esta vez si tenemos suerte, y vemos a un rinoceronte pegándose un chapuzón. Sólo por esto, mereció la pena el dolor de culo.

El rinoceronte
Muy cansados, finalizamos el día viendo un espectáculo de la etnia Thalu, muy entretenido, de diferentes tipos de bailes.

Tomamos rumbo hacia Pokhara, donde queremos pasar 3 noches de descanso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Buscar en este blog

ARTÍCULOS POPULARES

Traductor

VISITAS

Seguidores